Los neurocirujanos esperan que bajar la temperatura del cuerpo de los pacientes ayude en el tratamie

By Jennifer O'Brien on October 07, 2002

Neurocirujanos de la Universidad de California en San Francisco están planeando realizar un estudio en el Hospital General de esta ciudad para determinar si bajar la temperatura del cuerpo de los pacientes con lesiones traumáticas del cerebro es eficaz para mejorar el estado de salud de estas personas. 

Pero antes de comenzar, los cirujanos necesitan comunicarse con el público local, en parte a través de los medios.
Esto se debe a que el estudio—que se llevará a cabo en nueve instituciones del país—requiere el tratamiento de pacientes inconscientes a más tardar cuatro horas después de ocurrida sus lesiones; la oportunidad para obtener el consentimiento de los familiares, la persona con la custodia legal del paciente o la pareja doméstica registrada. Como resultado de las limitaciones de tiempo, los investigadores harán uso de una norma conocida como “exención del consentimiento” o (waiver of consent).

Esta norma, que es parte de una ley federal de 1996, le permite a los médicos comenzar tratamientos experimentales de emergencia destinados a mejorar los resultados del paciente antes de haber obtenido el consentimiento de los familiares.

Las lesiones traumáticas del cerebro son una de las causas principales de muerte de las personas entre las edades de 1 a 45 años.  “Las estadísticas muestran que cada 15 segundos ocurre una lesión cerebral en este país y una persona muere o queda discapacitada de por vida cada 5 minutos a causa de lesiones cerebrales. Es urgente encontrar mejores técnicas para tratar a estos pacientes,” dijo Geoffrey Manley MD, PHD, jefe del Departamento de Neurocirugía en el Hospital General de San Francisco quien también funge como co-investigador principal del estudio
Bajo las reglas establecidas para el estudio, si el hospital no se puede comunicar con los familiares del paciente después de haberlo intentado diligentemente por un espacio de 90 minutos, el equipo de neurocirujanos podrá inscribir en el estudio a los pacientes que reúnan los rigurosos requisitos establecidos para la investigación.

Si ya comenzado el tratamiento, el hospital logra comunicarse con familiares o allegados del paciente y estos se oponen, la temperatura del cuerpo del paciente será restaurada a su nivel normal. Todos los pacientes recibirán el cuidado estándar para personas con lesiones traumáticas del cerebro.

Para cumplir con los requisitos de la norma de exención del consentimiento, las instituciones que participan en el estudio tienen que realizar esfuerzos sustanciales para informar al público sobre la investigación varios meses antes de que se ponga en marcha.

Con este fin, el equipo de neurocirujanos de la Universidad de California en San Francisco y el Hospital General de San Francisco llevarán a cabo cerca de 12 reuniones comunitarias con grupos representativos de las diversas poblaciones que viven en las áreas de donde provienen los pacientes que acuden al Centro de Trauma del Hospital General (La ciudad de San Francisco y el norte del Condado de San Mateo). Las reuniones también incluyen a los grupos que corren más riesgos de experimentar lesiones traumáticas del cerebro, que son causadas principalmente por los accidentes o las agresiones. 

Actualmente, la investigación cuenta con excelente apoyo, dijo Michelle Meeker, enfermera en neurocirugía investigativa del Hospital General de San Francisco y coordinadora del estudio.

El equipo de neurocirugía también está buscando el apoyo de los medios de comunicación para educar al público sobre esta propuesta de investigación. “Queremos que los miembros de la comunidad que tratamos tengan amplia oportunidad de conocer los pormenores del estudio y que puedan expresar sus comentarios al respecto,” dijo Manley.

Las causas más comunes de las lesiones cerebrales son los accidentes de auto, motocicletas, patinetas, bicicletas o aquellos que involucran a peatones o los que ocurren en los sitios de construcción.  El riesgo de lesiones cerebrales es dos veces mas alto para los hombres y afecta de forma desproporcionada a los adolescentes y a los ancianos.  Actualmente, del 30 al 40 por ciento de los pacientes con lesiones traumáticas del cerebro mueren y un alto porcentaje queda en estado vegetativo o sufre de discapacidades a largo plazo.

En años recientes, los neurocirujanos han notado que, en pacientes con lesiones cerebrales severas, una disminución de la temperatura del cuerpo, un estado conocido como hipotermia, en algunos casos parece reducir el alcance de los daños cerebrales a largo plazo. 

Los resultados de un amplio estudio nacional sobre los efectos del enfriamiento del cuerpo en los pacientes con lesiones traumáticas del cerebro reportado en la revista The New England Journal of Medicine (febrero del 2001), indican que la técnica fue eficaz para los pacientes entre las edades de 16 a 45 años.  En este subgrupo, el 24 por ciento de las personas cuya temperatura del cuerpo fue bajada a 33 grados experimentaron una recuperación mejor que la esperada. Los pacientes y sus familias fueron contactados tres y seis meses después de sus lesiones para determinar el nivel de recuperación.

Aunque los científicos todavía no pueden explicar las mejorías causadas por el enfriamiento, ellos creen que las temperaturas mas bajas estabilizan los vasos sanguíneos y ayudan a inhibir la liberación de ciertas sustancias químicas que inician una fase secundaria de daños cerebrales en los pacientes, dijo Martín C. Holland MD, director del Departamento de Neurocirugía del Hospital General de San Francisco y co-investigador principal del estudio.

La investigación actual, patrocinada por los Institutos Nacionales de la Salud, se enfocará exclusivamente en pacientes con lesiones cerebrales severas entre las edades de 16 a 45 años.  Se espera que en el estudio se inscriban 220 pacientes de todo el país y se lleve a cado en un período de 3 a 4 años.  El Hospital General de San Francisco espera tener por lo menos 8 pacientes por año. 

El estudio es un estudio de fase II, diseñado para determinar si el tratamiento es seguro y eficaz.  El Centro Médico de la Universidad de Texas en Houston será la institución principal a cargo del estudio como lo fuera anteriormente.

El estudio será hecho al azar, lo que quiere decir que los pacientes incluidos serán seleccionados al azar, como lo determine un sistema de computación nacional diseñado para la investigación.  Todos los pacientes recibirán el tratamiento estándar para los casos de lesiones traumáticas del cerebro, pero solo la mitad serán tratados con la técnica de enfriamiento de la temperatura del cuerpo.  Una vez que el equipo de neurocirujanos haya determinado que un paciente llena los rigurosos requisitos para participar en la investigación, llamarán a una línea de teléfono automática que les notificará si el nuevo paciente recibirá el tratamiento de hipotermia o no.

Una vez que el paciente sea seleccionado, se disminuirá la temperatura de su cuerpo con un traje especial por 48 horas.  Para determinar si el tratamiento fue eficaz, un evaluador independiente examinará al paciente a los 3, 6 y 12 meses después de la lesión.

El público interesado en obtener más información sobre el estudio puede comunicarse con Michelle Meeker, (415) 206-3220, meekerm@neurosurge.ucsf.edu, coordinadora del estudio.

Nota a los medios: Si desea obtener más detalles sobre este estudio, favor comuníquese con Jennifer O’Brien al (415) 476- 2557.